Unas manos bien cuidadas son una excelente carta de presentación, pero a veces no les prestamos la atención que se merecen. Y es que pocas partes del cuerpo